De la mano del Instituto PANTONE, conocimos la temática de color para el verano 2020: el mar.  Conoce las diferentes historias en este especial.Con su fascinante inmensidad, nos invita a despertar la imaginación y curiosear en sus misterios. Al caer la noche se hace uno con el cielo y se vuelve infinito, y en contemplación nos hacemos concientes de nuestra propia mortalidad, dando lugar a la paz y la reflexión que conducen a la transformación individual. Durante el verano, el paisaje marítimo es sinónimo de relax y diversión en sintonía con la naturaleza. Bajo su superficie habitan vegetación y animales tan temidos como interesantes.

Cada una de las ocho historias de color para el verano de 2020 comprenden uno de estos aspectos. Acompañan a la paleta principal imágenes de pasarela que muestran las variantes que se pueden lograr sumando dos tonos.

Perdidos en el mar

Una paleta etérea de neutrales que confieren calma y solemnidad. La imagen mental es del mar contra rocas y arena, de aspecto refinado y realista, con superficies craqueladas, y superposición de colores claros sobre oscuros. Las transparancias son sutiles, y el color se percibe texturado. Si a la paleta principal se suman dos neutrales crema, se agrega calidez a una historia extraña y misteriosa. Si en cambio, agregamos gris-marrón y cyan, la imagen refleja el misterio de una tierra extraña tras la bruma marina.

Leviatán

Colores oscuros y con presencia se unen para recrear la emoción de la oscuridad desconocida. Inspirada en un viaje a las profundidades más oscuras, los colores refinan y definen la estética de verano buscando lo supernatural en capas fluidas de tintes oscuros, las formas son naturales y simples, sus estructuras transmiten fuerza y audacia. En el abismo, un azul profundo y tormentoso junto a un gris medio aportan forma y sombreado a una narrativa clásica para verano. Incorporando blanco brillante y un gris suave se redefine el monocromo emulando las cualidades de la bioluminiscencia marina, que aporta movimiento a los conjuntos.

Bioluminoso

Tonos vívidos cuyo brillo los lleva al borde de la fluorescencia. Esta historia se trata de la creatividad para dar una impresión natural a lo sintético. Incorporando un lila intenso, tenemos los colores fuera de este mundo que se encuentran en las quebradas del mundo sumergido donde vegetación y animales conviven, esos tonos más surreales que aquellos logrados por la ciencia. Si incoproramos azul-gris se recrea lo “horríficamente hermoso” de los residuos plásticos que flotan sobre el mar, haciendo un llamado para limpiar el entorno y permitir que se restaure a su estado natural. Con negro como base, se busca emular la luminosidad del neon.

Nutopia

Los colores orgánicos canalizan las preocupaciones sobre el medioambiente y la sustentabilidad de forma natural y ferviente. Es una estética fresca, inspirada en la unión del mar y la tierra. Sumando dos tonos claros de azul mentol se inyecta aún más frío, viendo la orilla del mar desde arriba. Por otro lado, si sumamos marrón oscuro y un tono beige apagado, se crea una paleta más tierra que ilustra la orilla vista desde debajo del agua: es ver a través del verde estando sumergido y mirando al cielo. El trabajo textil emula la luz reflejada, donde el brillo fluye y se fusiona para emular la superficie vegetal.

Primordial

El regreso a los orígenes plantea un nuevo sentido de neutralidad, expresado a través de tonos orgánicos inspirados en la vegetación marina. Se busca un lujo primitivo, perfecto e imperfecto con imagen de futurismo orgánico, donde los materiales son crudos o reciclados para crear conjuntos con carácter. Si sumamos un amarillo encendido, se logra una paleta fotosintética en la que ese color irrumpe en la calma aparente de los tonos tierra suaves. Si incorporamos metálicos como el cobre, tenemos un resurgir de los neutrales consolidados en la moda con su primitivismo orientado hacia el futuro.

Caracola

Los colores principales son perlados ultra suaves que confieren una sutil sensibilidad. Los diseños presentan curvas elegantes con detalles refinados, la estética es rica, delicada y sofisticada, y transmite su inherente calidez. Junto con marrón-rojo y anaranjado se logra un rango de colores que polarizan en forma de energías complementarias, como el caracol  marino que lleva su caparazón a cuestas. Junto a tonos especiados la energía positiva se hace explosiva.

Orilla del mar

Los colores primarios sobre blanco logran contrastes brillantes y saturados. Representa la alegría y la diversión en piezas y estampas simples, con estilos para todas las edades. Lo más sencillo se actualiza con colores vibrantes. De inspiración retro, los bloques de color son grandes y al mismo tiempo, los nuevos materiales adoptan siluetas vintage. Sumando verde y turquesa da una paleta clásica, inspirada en las coloridas fachadas de las casas que encontramos en pueblos de playa. Incorporando un rosa apagado y un anaranjado quemado pasamos de lo atemporal a lo vintage, con una imagen general más apacible.

Nuevos lilas

Cuando el mar alcanza la tierra, el púrpura adquiere dimensión propia dando como resultado los colores de transición hacia el invierno. Un paisaje cromático mágico donde el mar refleja el cielo de los últimos atardeceres de verano. Los textiles son ligeros y delicados para cubrir y al mismo tiempo dar respiro. Sumando borgoña y violeta se logra una armonía sofisticada ideal para la noche. Con tonos arena el paisaje cromático se hace calmo y místico, dotado de luz y calidez más aporpiadas para conjuntos de día.

Imágenes de pasarela: NOWFASHION

Colores: PANTONE