La marca dirigida por Helena Betolaza y Paula Vignolo afirma su identidad innovando en estampas. Su colección verano 2019 se inspira en los colores y formas de las flores nativas.

Imágenes: Pazos/Landarín

Helena cuenta que “Hortensia nace de las flores nativas y sus formas, colores, y aromas. Creemos que todas las flores son únicas e intentamos recrear eso en la colección, que las prendas sean irrepetibles.” El proceso creativo de Savia toma sus materiales como principal punto de partida, y desde allí comienzan con los cortes. “Como diseñadoras buscamos ver los estilismos, en sintonía con la naturaleza. Transmitimos un concepto, que toda nuestra identidad se vea reflejada en la ropa.” Al ampliar la línea de calzado se logró extender la gama de complementos para cerrar los conjuntos, para que “la clienta pueda ver un conjunto con los zapatos. Ahora integramos plateado y dorado para que sea más versátil.”

La reproducción de colores fue fiel a la flor que da nombre a la colección, con pasteles azules, lilas, y blancos. Fiel a su esencia presentó prendas atemporales como camisas, tops y pantalones amplios, algunos con volados en los bajos, otros presentados en conjunto. Junto a su material característico, el lino, por primera incorporó textiles más ligeros con estampas hechas a mano inspiradas en las hortensias florecientes.