El histórico Club Uruguay fue escenario de la muestra académica de las alumnas del séptimo semestre de la Licenciatura en Diseño de Modas, inspirada en la música tradicional uruguaya.

Imágenes: Juan Pablo Landarín, Chino Pazos

Con la música tradicional uruguaya como temática, el evento fue un espectáculo de moda  modesto (salvando las distancias con lo que se conoce popularmente como fashion show), desde la previa con los telares reivindicando el trabajo artesanal, hasta las colecciones que se presentaron seguidas de un número de danza que interpretó el ritmo que les dio vida. La interpretación, y el trabajo que implica interpretar una obra, son las grandes clave de Ritma para tener en cuenta al momento de iniciar una conversación sobre las colecciones.

Ombe – Ana Paula Bergara, Ana Clara Boada, Pilar Martínez, y María Belén Reyes

Ritma Ombe

Los colores y líneas de los murales callejeros del Barrio Sur inspiraron la colección que abrió la pasarela. Reflejó el sentir popular plasmado por los artistas callejeros en sus obras que se convierten en testigo de ese sector de Montevideo caracterizado por su “alegría y movimiento” en perfecta sinergia. Es una colección urbana que presenta líneas deportivas en las prendas masculinas. El juego de contrastes con detalles (apliques, calados, hilados) en colores intensos sobre telas ásperas, oscuras o neutras, emulan el fervor con el que la pintura irrumpe en el cemento desgastado de las paredes, dotando de vida a los muros de uno de los barrios con más mística de la ciudad.

Muta – Natalia Horvath, Gioia Mangado, y María Victoria Mosca

Ritma Universidad ORT coleccion Muta

Inspiradas por la visión de la artista uruguaya Virginia Patrone, explora la pasión, el erotismo, y el posicionamiento de la mujer en el tango respecto a los hombres y a ella misma. Las siluetas son fieles a la vestimenta tanguera: acompañan perfectamente al cuerpo y hacen lucir los movimientos. En los detalles es donde más se percibe la inspiración de la pintora, con la ruptura de las líneas y los fundidos de colores para transmitir esa sensualidad cargada de sentimientos como la lujuria, el delirio, y la muerte, que es común a estas mujeres. En la escena de la moda local, acostumbrada a lo despojado y las siluetas holgadas, la sensualidad es muy bienvenida, máxime si incluye detalles propios de diseño de autor.

Ahura – Josefina Coll, Agustina Herrera, Alicia Muniz

Ritma Universidad ORT Ahura

La “voz de ahura” propia de las danzas folclóricas uruguayas da nombre a esta colección inspirada en la figura del gaucho. La interpretación de este mítico personaje por el pintor Enrique Castells Capurro sobre su vida en el campo junto a sus caballos, con un gran sentido del detalle y movimiento, es la base conceptual de este trabajo. El paisaje cromático del campo con sus verdes, su cielo, y colores tierra, los materiales nobles, y la indumentaria gauchesca conviven con la armonía calma del baile folclórico. El resultado final son versiones innovadoras de prendas bien conocidas y queridas por los uruguayos.

​Rito – ​Julieta Abraham, Camila Fransia, y Natalia Leira

RITMA por Diseno ORT Rito

La colección que cerró la pasarela es aquella en donde cobra más fuerza el sentido de la interpretación como acto de análisis, especialmente cuando se trata de una expresión popular tan importante y querida por los locales. En Rito estamos frente a la representación no del candombe como lo conocemos hoy, sino de su inspiración más antigua: los rituales ancestrales que celebraban la coronación de los reyes africanos con trajes ceremoniales con brillos y bordados en hilos metálicos. Es una resignificación del candombe partiendo desde su versión más primitiva. Las líneas toscas, las asimetrías, los detalles en plateado y en material refractario (con el que la ambientación en tono beige del Club Uruguay no hizo justicia) sobre colores fríos y oscuros que componen un juego óptico interesante (que se aprecia plenamente en el corto) para componer una línea urbana y contemporánea que invita a explorar las raíces de una expresión cultural.

Las colecciones se complementaron con el maquillaje a cargo de Las Martínez. En esta ocasión eligieron un estilo propio para cada colección, como describe Mariana Martínez “vamos subiendo en intensidad: el primero es de base, un poco más lavado, y a lo largo del desfile vamos subiendo (incorporando detalles), terminando con (el estilismo de) Rito que tiene una onda disco, con brillos y húmedo en ojos.” Entre cada desfile una pareja de bailarines interpretó un número inspirado en cada colección, es una muy buena acción que eleva el evento académico sumándole valor y atractivo, convirtiéndolo así en una buena experiencia para quienes apreciamos el diseño textil en su dimensión artística.