Más que una tendencia estética, el cottagecore es un estilo de vida idealizado que romantiza la vida en el campo y las actividades que conlleva, ya sea criar animales de granja, jardinería, o practicar formas tradicionales de artesanía como el crochet.

El movimiento es visto como forma de escape de la dura realidad de la vida moderna a través del regreso a lo simple y pacífico de la era agrícola de antaño. Una expresión real del ASMR, el cottagecore busca calma para nuestros sentidos híper estimulados en un contexto donde el mundo se encuentra al borde de un colapso social y ambiental, dando comodidad y un lugar de retiro para la juventud actual.

Si bien surgió en 2018, comenzó a ganar tracción en las redes sociales en respuesta a la cuarentena masiva y el deseo de escapar del estrés y trauma del mundo moderno.

¿Cómo vivir el cottagecore?

Desconectándose de las redes sociales, apagando el smartphone, y abrazando la naturaleza. Salir a caminar por el campo, o a orillas del arroyo más cercano. Para quienes viven en la ciudad, visitar el parque. Buscar estancias donde ofrezcan actividades como cosecha de frutos nativos y cabalgatas. Comprar productos locales no sólo ayuda al medio ambiente sino también a los padres fundadores del cottagecore: los granjeros. Si podés producir tu propia comida, mejor aún: mermelada casera, pan de masa madre, infusiones de flor de sauco. Adoptá un hobby como crochet, bordado, cerámica, o tejido: si podés usar un telar, puntos extra.

Cómo vestirlo

Cottagecore en pasarela

Erdem, Etro, Emilia Wickstead, Ermenegildo Zegna

En mujeres, los vestidos con volados y volumen le dan un toque teatral. La cintura marcada y los volados son la combinación perfecta para lucir femenina, las estampas florales remiten a la narrativa inspirada en el jardín rural. El volumen suave es la clave para aportar ligereza, mientras que los volados y las mangas abullonadas refuerzan la estética romántica. Los tonos pastel son la clave de estos estilos.

En hombres, se viste en capas y texturas. Es un estilo tradicionalmente masculino porque lo rústico y con uso notorio, sin brillos ni detalles estridentes es clave. El abrigo de campo, los sweaters y cardigans en tejido natural, la camiseta henley, los pantalones en colores tierra y pierna recta, y las remeras de algodón que acompañen el cuerpo son las piezas características.

La paleta

Paleta Cottagecore

La clave cromática son los colores apagados: al igual que en el campo, nada hace ruido. Los acentos son delicados en verde, rosa, azul, y anaranjado envejecidos. Los neutros son calmos y su tono da aspecto de haber sido desteñido por el sol durante mucho tiempo. El rojo es oscuro y profundo, reducido a los detalles de diseño, que son mínimos.