La influencia de las generaciones más jóvenes en la cultura global busca responder la pregunta “¿puede el pensamiento alternativo volverse masivo?”. Con una desconfianza creciente en las marcas, cada vez más personas de las generaciones Y, Z eligen marcas socialmente responsables y amigables con el medio ambiente. Los jóvenes demandan acción, y se vuelcan al color y el diseño para definir con claridad sus sentidos de propósito e identidad. Desde rojos fueguinos y rosas femeninos hacia el azul marino, verde bosque, y negro profundo, el color es político. Demostrando resiliencia con esperanza y creatividad de cara a la crisis inminente, y equilibrando relatos informados con campañas lúdicas e inclusivas que han capturado imaginación y empatía alrededor del mundo, la juventud de hoy es comprensiva, inteligente, y preparada para asumir la responsabilidad de colorear su propio futuro.

Missoni, Etro, Fendi, Stella Jean

Missoni, Etro, Fendi, Stella Jean

Los activistas ambientales recrean a su manera el movimiento de paz y amor de los años sesenta. Con más gente adoptando las ideas de comprar en cantidades pequeñas, productos locales y artesanales, hay una reacción en contra de la producción masiva en favor de los productores independientes. La gente también se está apartando de los materiales nuevos y sintéticos, en favor de alternativas naturales o recicladas. Este grupo ecléctico de personas es guiado tanto por motivaciones políticas como por preferencias estéticas, que utilizan su poder de compra para protestar contra los hábitos desastrosos de la moda rápida.

El creciente movimiento “hágalo usted mismo” (DIY: Do It Yourself) aprovecha la búsqueda de la conciencia plena mientras demuestra un deseo por entender el valor y la procedencia de los materiales. La artesanía tradicional, desde la cerámica y la impresión en bloques para hacer quilting y macramé, son elevadas por los diseñadores que buscan diseños emocionalmente duraderos.

Paleta Eclectic Folk PANTONE

La paleta llamada Folk Ecléctico tiene sus raíces en los tonos tierra y los tintes producidos naturalmente refuerzan una estética excéntrica, combinando índigo con rosas desteñidos por el sol, con un beige arena y verde musgo.