En estos últimos años las palabras genderless (unisex) y genderfluid para describir a las prendas han ido apareciendo cada vez con más fuerza y muchas veces se utilizan como sinónimos aunque no lo sean.

Lo genderless es aquello que está pensado para ser usado tanto por hombres como mujeres y ha existido a lo largo del tiempo. Los jeans Levi’s durante muchísimos años, en sus modelos clásicos, tanto damas como caballeros utilizaban el mismo corte, variando únicamente el tamaño de acuerdo al tamaño del cuerpo de quien lo vistiese. Algunos modelos de buzos y rompevientos son otro tipo de prendas que a lo largo de la historia se crearon para que mujeres y hombres los usaran indistintamente.

Por otro lado a lo largo del tiempo también existían prendas que eran marcadamente pensadas para el género femenino y otras para el género masculino. Hoy muchas personas en el mundo entero están pensando (y pensándose) fuera de lo binario de dichas categorías. La moda, que para nada está ajena al mundo, también hoy se comienza a pensar con más alternativas.

Trajes unisex

Zayn Malik y Gigi Hadid llevando el mismo traje de Gucci. Imagen: Vogue America

En Uruguay las opciones para vestirse los hombres, al menos hasta hace algunos años, eran muy pocas. Y dentro de esas opciones, aún menos eran las que permitían a uno expresar su individualidad, engalanarse con texturas y estampados diferentes y un enorme etcétera. 

Por estos motivos, sumados a mi creciente consciencia de lo importante de rescatar prendas del pasado y no generar más contaminación al consumir prendas nuevas (ya sabemos que la industria de la moda es una de las más contaminantes del mundo) y también a la superioridad de la calidad de muchas prendas de otrora me han hecho desde ya años ir comprar en tiendas second hand y vintage. 

Al tener un cuerpo menudo generalmente me fui decantando por los percheros femeninos. Había cosas que pensaba, con mi mente estrecha de aquel tiempo, zafaban por su morfología y que podía usar a sabiendas de que eran hechas para una dama. 

BIlly Porter por Christian Siriano

El actor Billy Porter causó sensación en la alfombra roja de los premios Oscar con un “vestido tuxedo” de Christian Siriano.

Con el tiempo se fue introduciendo el concepto de lo genderfluid, es decir prendas sin género. Diversas marcas han interpretado esta idea de distintas maneras. Desde la utilización de colores y estampados generalmente atribuidos a damas en prendas de caballero hasta crear prendas casi sin forma que, se las ponga quien se las ponga, poco va a revelar del cuerpo de quien las usa. Y ha habido variantes interesantes en el medio. 

Creo que debemos plantearnos la moda genderfluid como la posibilidad para quienes consumimos moda (y no sólo nos vestimos para taparnos del frío) de jugar con las formas de las prendas, los estampados, los accesorios y darnos cuenta que la ropa no tiene género, el género se lo asigna quien la usa. 

Ya hoy simplemente cuando entro a una tienda y elijo una prenda pienso en si me gusta cómo me queda, en si me entra, en si cumple el objetivo por el cual la voy a comprar y no en si es de dama o caballero. Una prenda no va a cambiar quien soy pero si puede cambiar como me siento ese día al saber que estoy usando algo que me divierte, que me genera placer visual, que me abriga y que refleja mi personalidad. Y la personalidad no tiene género.