Sergio Gau tomó la arquitectura moderna como base para su colección Vórtice, presentada en pasarela en la quinta edicón de EFECTO.

Imágenes: Andrés Restano

La referencia concreta para la colección es el Puente del Alamillo ideado por Santiago Calatrava, manifiesta en los cortes limpios y las rayas que se funden, cortan y cruzan emulando la iluminación del monumento arquitectónico. Dominan los colores pastel, con detalles y acentos en negro.

La esencia de la colección se compone de volúmenes amplios, en múltiples capas superpuestas que permiten plasmar su visión personal de la sastrería. Los conjuntos masculinos se comprenden en la estética loose tie (lit. corbata suelta) pero sin ese accesorio, logrando componer una imagen de elegancia descontracturada que complementa con calzado casual.

Vórtice representa una “espiral de corriente circular amalgama, mezcla energías, muta creando un nuevo concepto, un nuevo rumbo, un nuevo inicio.”  En este nuevo camino están cada vez más presentes las prendas genderless (unisex), que permiten unir a las personas e identificarse unas con otras considerando a los individuos, no a su género.

Las prendas se complementaron con los accesorios de orfebrería artesanal de Milagros Bonasso, realizados en latón, alpaca, y bronce; materiales cálidos cuyas formas onduladas acompañan en equilibrio las líneas rectas y los tonos pastel fríos de las prendas.

EFECTO Quinta Edición. Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo, Montevideo.