A dos años de COSMOS, Peter Hamers Fashion Design School regresa al calendario de eventos de Moda con Future Wise, la presentación de colecciones egreso de su Generación 2015.

Imágenes: Vanessa Riva Thove

Inspirado en la sabiduría del futuro tan buscada en tiempos de cambios sustanciales que la nueva generación de diseñadoras vivió durante sus años de cursado, el evento tuvo como locación el espacio de arte independiente El Cibils, donde quedó demostrado que muchas veces, menos es más.

Shadowplay, Ines Wallusche


Con los abrigos como puntos fuertes, y las mangas unidas por los puños que crearon momentos divertidos en la pasarela, Shadowplay se apoya en el rojo, negro, con juegos de gris y negro para componer un ser “frágil, fuerte, libre, y creativo”. Se busca abrazar el miedo desde la comprensión de la sombras como resultado de la luz.

Resilio, Vicko Martínez


Su estética urbana remite al espíritu de las ciudades con intensa y diversa vida nocturna. Las estampas y juegos con bloques de colores y diferentes formas ponen de manifiesto su formación como diseñadora gráfica, creando combinaciones sorpresivas con materiales inusuales, que dibujan siluetas disruptivas.

Doppelganger, Camila Gateño

El nombre refiere a esa aparición, ese ser vivo que no es de la familia y sin embargo es igual a uno. Con la duplicidad como base, utilizó una paleta de colores acotada para crear prendas simples, sin género definido, que invitan a jugar y experimentar con la propia identidad.

110 REM, Melina Piperno


Ese “momento del sueño donde conectamos con el doble cuántico, la respiración se torna rápida, músculos se paralizan, ritmo cardíaco se incrementa, la presión arterial se eleva.” El sueño REM se conoce también como paradójico, o desincronizado, palabras que se hacen necesarias para definir una de las colecciones con trabajo conceptual mejor logrado de la jornada. Acolchados, gabardina, y cuero, en un collage donde contrastan brillo y opacidad. La belleza se crea con materiales útiles. La armonía se logra mediante los detalles funcionales, que conectan las diferentes piezas y también realzan la línea de los conjuntos.

Valor Supremo, Rocío Benítez


Desde un punto de vista subjetivo, el nombre de la colección puede referir a la vida, el amor, o la familia. Con una mirada objetiva, el valor supremo es el que se aleja más que ningún otro del punto inicial de indiferencia, y éstas son prendas que no te permiten permanecer indiferente frente a ellas, en gran parte por la experimentación de colores y formas. Los contornos que la protagonizan dibujando y desdibujando rostros, imágenes, y a sí mismos, complementan contrastes intensos y saturados. Las piezas de cuero, especialmente el vestido negro, destacan por su trabajo con cortes, desgastados y volúmenes. La imagen general es fuerte y audaz.

CRUDA, Valeria Coitinho


La organicidad es uno de los ejes conceptuales de una colección que persigue la desnormalización de los procesos de creación, entendiendo cada prenda como un vínculo auténtico y franco entre la vestimenta y la persona que la viste. La experimentación textil llevó a la exploración de lo imperfecto, la “antimoda.” La belleza orgánica no es perfecta, es consciente de su realidad presente sin juzgarla. El mensaje de Cruda es una invitación a pensar cómo nos presentaremos ante el mundo si la humanidad se reiniciara y no tuviera referencias estéticas más que las que su esencia les dicte, con su indumentaria como bitácora de ese proceso de exploración.