Inspirados en el arte, la historia y la naturaleza, presentamos los estilos masculinos para la temporada Primavera-Verano 2018. Para conocer los estilos de la estación actual ir a la nota sobre Invierno 2017.

Imágenes: NOWFASHION

Realismo Natural

Ralph Lauren Purple Label, Balmain, Ermenegildo Zegna, OAMC

Cada vez más, los hombres persiguen dominar disciplinas que le proporcionen alegría. Con el foco puesto en la tradición, y la deconstrucción del diseño, este estilo tiene un enfoque desde el campo al armario sobre el vestir contemporáneo. El hombre descubre la belleza natural a través de habilidades honradas, las medidas divinas, y la precisión para incorporar los mejores elementos: calces flexibles, fibras naturales con técnicas, y prendas de sastrería al vestir cotidiano. Los deportes al aire libre como la equitación y el golf, la navegación, y las disciplinas del atletismo son la inspiración más notoria que se incorpora al vestir actual.

Las piezas clave son la campera deportiva en jersey con detalles lineales para enfatizar el espíritu deportivo; el sweater en merino de hilado fino de silueta relajada y cuello con terminación rústica; la camisa con líneas y detalles tonales inspirados en el realismo; la chaqueta artesanal en sarga de algodón con detalles inspirados en el campo; el pantalón recto justo sobre el tobillo; la chaqueta es en jersey elastizado para más comodidad, y contrasta en tono con el pantalón. El calzado es cómodo y en materiales nobles, con hebillas vintage y suela flexible para caminar; los bolsos en canvas con siluetas desestructuradas y cierre de cordón; y los gorros son en fibras naturales, con visera o aletas.

 

Retro Futurista

Louis Vuitton, Fendi, Giorgio Armani, Boss

Remite a cómo se soñaba el futuro en la década de los sesenta y su imaginario donde todo era posible: autos voladores, viajes en el espacio, teletransportación, con textiles y colores innovadores. Es la imagen del científico que trabaja y sueña despierto en su laboratorio. Muestra una visión decididamente optimista de los tiempos que se vienen, con anclaje en lo contemporáneo para darle orientación al diseño. Los conjuntos muestran siluetas suaves de antaño, con textiles y cortes de vanguardia.

El abrigo es el trench que fusiona estilos clásicos, con doble botonadura, manga raglan, detalles en puños; el pantalón sastre con cintura alta que marca el espíritu retro, pierna recta de línea larga y limpia, a veces en mohair de lana para aportar sutil luminosidad; el traje es de calce relajado pero poderoso y muestra un hombre fuerte, y la chaqueta tiene silueta boxer (cuadrada) ligeramente alejada del cuerpo; el jersey no tiene collar, la estampa generalmente es la cuadrícula desvancecida, con manga tres cuartos. Complementan el estilo el sweater holgado de cuello y puños elásticos; la camisa clásica; y el mocasín en color neutro con detalles mínimos de color.

Mi Museo

Prada, JW Anderson, Issey Miyake, Yohji Yamamoto

Muestra a un viajero del mundo artístico, un alma vieja que acumula conocimiento de diferentes generaciones en materia de buen gusto y refinamiento: el arte renacentista, las pinturas, frescos, libros amarillos, música clásica, hasta el arte abstracto y las gráficas vintage del siglo XX. Desde esa inspiración logra un nexo entre lo clásico y lo contemporáneo, combinando piezas clásicas de sastrería con estampas impredecibles y cambiantes: pintura a mano, tapicería, estampados de inspiración futura. Este estilo convierte el armario en tu museo de arte personal.

El saco más representativo está pintado a mano, despegado del cuerpo, o con botones grabados; el traje tiene patrones simétricos, y a veces incluye bordados y apliques; el sweater de hilo tiene terminaciones inspiradas en la intarsia europea, que reflejan su cultura; la camisa tiene blanco o negro como color de fondo para que destaquen la estampas, donde destacan impresiones abstractas o en estilo polaroid; la remera artística es en algodón con estampas de postales de viaje o publicidades de antaño, se puede afirmar que es la evolución de la ‘remera souvenir’; la bermuda es en silueta holgada y cede el protagonismo a las piezas superiores. En cuanto a los complementos: los mocasines y sandalias son simples con contrastes gráficos, tachas, u ornamentos; la mochila clásica de silueta tradicional con gráficos fuertes, pintada a mano, o con patrones de inspiración renacentista, hechas en nylon y cuero; el cinturón tiene una única hebilla, es expresivo en cuanto a gráficos, y se puede llevar más de uno.

Sueño de Oriente

Dior Homme, Emporio Armani, Yohji Yamamoto, Lanvin

Las culturas foráneas confluyen en un diario de viajes cargado de imaginación, con mezclas de referencias que originan universos híbridos de oriente y occidente. Se ven las referencias a la cultura asiática en las siluetas acompañadas de estampas y bordados de dragones, faisanes, koi, y elementos de la ornamentación tradicional china. Los contrastes entre ambos hemisferios son aceptados, y el estilo personal se enriquece a través de la apreciación cultural.

La chaqueta es relajada y cómoda con cuello redondeado, botones altos y bolsillos duales; la remera es en colores neutros con silueta propia de sastrería; el sweater-blazer es lujoso, en terry francés y con detalles en bolsillos, puños, y cuello; los trajes tienen botones forrados en seda, con pantalón holgado y bordado chino; la túnica es envuelta, con escote medio para dar inspiración romántica, con tajos laterales para otorgar movimiento; el pantalón es de silueta pijama, liso o con estampas no coordinadas para un conjunto que puede ir de la cama a la calle, puede ser largo hasta los pies, o a media pantorrilla. Complementan el estilo el calzado minimalista y ligero en lino o cuero, liso o con estampa asiática; el bolso viajero en materiales suaves, casi sin esqueleto y con detalles en bordado o estampa; también se pueden incluir pañuelos en seda lustrosa o algodón liviano; con estampas florales en acuarela o lápiz, que se llevan atados o sueltos para un conjunto casual.

Neon Urbano

Patrick Ervell, Frankie Morello, Comme des Garçons, Billionaire

No hablamos de vestir neon de pies a cabeza, sino de modernizar el vestuario urbano de verano. De vivir sobre el límite para romper los límites. Los textiles sintéticos lustrosos, iridiscentes y fluidos, incorporando paneles convertibles y costuras pegadas. Es un viaje eléctrico a máxima velocidad buscando escenas surrealistas, llegando a una realidad virtual donde nada es lo que parece. Rompe con lo establecido con combinaciones de color disruptivas que crean un universo para el asombro, pero funcional al mismo tiempo. Es una fusión entre ideología y diversión.

Las prendas clave son la camisa estructurada en popelina de algodón, con silueta simple que da protagonismo a los estampados que contrastan por su diseño y colores; el pantalón plano es de nylon algodón, durable y funcional; el traje es en tejido liviano con nylon, de calce flexible e interior deconstruido; el pullover es de algodón nylon, con bolsillo canguro, y las cuadrículas en nylon crean el contraste con básicos en colores sólidos; las remeras tiene cierre y silueta boxy; el sweater deportivo es en malla refinada, con silueta relajada y en colores pastel helados. Complementan el calzado activo con cordones, velcro, y elásticos; el bolso cruzado al pecho, con detalles reflectivos, tiras utilitarias y bolsillos; el gorro deportivo tiene paneles en nylon refractario, y se ajusta con cordón.