La Noche Blanca es una celebración tradicional que convierte al centro histórico del balneario La Floresta en un museo al aire libre donde conviven diferentes expresiones artísticas. Su sexta edición integró por primera vez al diseño textil en su propuesta.

En las escaleras del antiguo hotel del balneario, nueve diseñadores presentaron sus creaciones en blanco total, en línea con el código de vestimenta que el público adopta para participar de la fiesta que reúne a treinta mil personas cada año.

Al frente en la imagen de introducción, está el diseño de Verónica Bueno para Sweet Lord, Lumen. Realizado con detalles en textil refractario para brillar en la noche. El hombre Lumen “se encontraba mirando su reflejo en la oscuridad. Sabiendo que no era una noche más, se levanta y se desplaza, generando con ello, un camino de luz fugaz. Él intuye que tal resplandor reflectante era causa de una inexplicable fuerza nocturna.”

Florencia Occhiuzzi (OCCHI), Florencia Magariños

La pureza del alma es la inspiración de Florencia Occhiuzzi en el vestido de silueta volátil con detalles sutiles en piedras que expresan la conexión con la memoria energética. Complementa con bolso de rafia, un clásico de verano para crear una imagen fresca. Florencia Magariños se hizo presente con Paix y la luz absoluta del color blanco donde la energía positiva interior evoluciona hacia convertirse en propósito de vida. Las transparencias y textiles vaporosos motivan tranquilidad y dulzura.

Javier Ramírez, Mario Aguirregaray

Javier Ramírez  eligió para la Noche Blanca un vestido que resume su estilo, con sutiles transparencias y cuerpo bordado en flores de hilo. Destacando el cuerpo de una mujer femenina y sensual. Mario Aguirregaray se inspiró en los diseños de los cristales microscópicos que forman la nieve y la sensación que provocan los vientos helados de los picos nevados de las montañas.

Mauricio Pera, Natacha Ruth

Dama de la Noche es la creación de Mauricio Pera con el nombre de la exótica flor cuyo aroma se intensifica a la caída del sol de finales de primavera y verano, imponiendo su fragancia sobre todos las demás. El diseño de líneas fluidas y sinuosas remite a sus pétalos, con los característicos encajes florales bordados artesanalmente. Natacha Ruth presentó Catalina quien​ “dibuja flores en su mente, porque se siente primavera… y sale a la vida con un manojo de flores en el corazón.” Un vestido de corte vintage, una nuevo estilo que quiere dar ​luz a la noche blanca de primavera. La falda es toda en broderie y el detalle artístico está en las flores.

Victoria Campbell, Yennifer Leal (TAIROV)

Victoria Campbell presentó una creación de su línea para novias, con relieves florales, lazos y perlas que envuelven una silueta refinada y ultra femenina. Sus cortes limpios enmarcan un look contemporáneo y versátil, acentuando el espíritu dinámico y ecléctico de la marca especializada en demi-couture. Yenni Leal para su grifa Tairov enseñó su conjunto LUNIOS diseñado especialmente para las noches blancas de luna llena, inspirado en las fases lunares que “hacen posible el espectáculo diario de nuestro único satélite natural, logrando capturar toda la atención en su evolución.”

La Noche Blanca

Inspirada en la Nuit Blanche de París, la Noche Blanca es una fiesta con entrada libre, que en 2012 llegó a La Floresta para festejar el centenario del balneario. Su casco antiguo se transforma en un museo abierto en el que convergen propuestas patrimoniales, artísticas, culturales y gastronómicas. La elección de la propuesta responde a los resultados de múltiples experiencias internacionales semejantes, en que la revalorización del patrimonio histórico implica un fuerte impacto en los residentes que va unido al arte en todas sus expresiones.