En el marco de la edición Otoño/Invierno 2018 de MoWeek, el instituto dirigido por María Inés Strasser presentó las colecciones de egreso de la generación 2016. El punk, la fantasía y la arquitectura fueron las principales fuentes de inspiración.

Imágenes: Pazos/Landarín

Rosado Dulce, Mariana Antúnez

La colección abrió la pasarela con la coreografía de Portadores de Hip-Hop, duo conformado por Martín Turielli y Pablo Martínez que lucieron sus diseños junto a su danza y rimas. De estilo urbano y deportivo, la inspiración es la cumbia villera y sus estampas de la colección lucen elementos característicos de la cultura asociada a ese ritmo, como las cajas de vino y el sublimado basado en la tipografía del hip-hop.

Mi Mundo, Lucía Casaña

El universo de fantasía gótica de Tim Burton tomó la pasarela con prendas de corte contemporáneo para damas que prefieren realzar su feminidad, insinuando su belleza. La chaqueta de rosas en corte láser es un favorito de pasarela, junto al palazzo y el vestido de terciopelo con su trabajo en las mangas.

The Other Punk Side, Carolina Vera Esteves

Con Vivienne Westwood como musa, esta colección es una revisión de su estilo característico, pensada para el público local. Destaca la chaqueta vintage intervenida con tachas, cadenas, y alfileres de gancho.

Dark Creed, Melissa Purtscher

El universo de la saga Assassin’s Creed es el alma de esta colección para guerreros urbanos. El abrigo en cuero para mujer es una de las predas mejor logradas de la pasarela de la generación 2016, en el conjunto que evoca a Ezio Auditore. Los accesorios que encubren el rostro son elementos característicos.

LoKah, Yanina Guerrero

Frida Kahlo y su obra dan vida a la colección romántica de líneas limpias. Las características diademas de flores mexicanas junto con los cortes irregulares y las incrustaciones en metal crean una armonía entre clásico y moderno.

Íslarq, Adriana Panza

Sus piezas minimalistas recogen elementos de la arquitectura islámica como las muqarnas y los intrincados estampados geométricos, los conjuntos expresan aportan luz y elegancia. Junto a su paleta de colores simple y la construcción impecable es otro favorito de la pasarela de egreso.

L’Infierno, Leticia Gerolami

Con estilo punk e iconografía celta, su colección está inspirada en la Divina Comedia de Dante. El tejido de punto y los acordonados son los elementos que aportan identidad a prendas modernas y rebeldes.

Voyage, Valentina Petracca

El paisaje urbano de Praga tomó la pasarela dando una vuelta de tuerca a los tonos de rosa y lila que desde el verano pasado coparon las pasarelas del mundo. El juego de capas irregulares con patchwork y crochet es clave para expresar el alma de una colección que destacó en la pasarela.

Amandla, Sofía de León

El estilo militar es una temática recurrente en las pasarelas, y en esta colección expresa un futuro imaginario donde las mujeres están a cargo. Los tapados, vestidos, y prendas que acompañan el cuerpo en estricto negro y dorado muestran una feminidad orgullosa de su esencia.

Noctilucas, Yasmeen Ruiz Díaz

Las pequeñas criaturas que convierten al mar en reflejo del cielo nocturno inspiran una colección modena y delicada. En blanco, azul cielo, y coral, invoca el movimiento del mar calmo con sus textiles ligeros.

Vil Winter, Santiago Lauz

Inspirado en una de las diseñadoras textiles más célebres de la ficción, Cruella de Vil, los abrigos de piel en blanco y negro tomaron la pasarela, con detalles geométricos en cuero, en perfecta simetría. El guiño a la película está en la estampa del forro de los tapados. Ningún animal sufrió daño en la confección de las prendas, dado que los materiales son sintéticos.

Nucifera, Iriana Aguirre

La belleza delicada de la flor de loto se expresa en las capas y el contraste del blanco inmaculado con rosa. Sus únicos detalles son en lentejuelas azules con motivos de pétalos.

Entre Líneas y Curvas, Romina Ureta

La arquitectura de Zaha Hadid, con sus líneas alargadas y juego de volúmenes relieves son la base conceptual de esta colección ultra moderna de líneas minimalistas, con colores que reflejan las diferentes intensidades de luz sobre concreto.

Mirror Mirror, Sara Torres

La colección que cerró la pasarela evoca el vestuario de la Blancanieves y el Cazador. Monocromática con acentos en rojo y cobre, sus líneas dramáticas destacaron por expresar una feminidad clásica que juega con lo contemporáneo. La cota de malla del conjunto masculino y el uso de plumas fueron los complementos más notables.