La dupla madre-hija conformada por María Laura Pareja y Carolina Berriel trajeron Calma a la pasarela, con su belleza simple inspirada en el paisaje veraniego de Punta del Este.

Imágenes: Pazos/Landarín

Badook comenzó en la temporada de verano 2016, trabajando con prendas de lino en diferentes tramas. Si bien tienen colecciones de invierno, sus fundadoras reconocen que “lo nuestro es el verano.” Su proceso de diseño es interesante al permitir exclusividad en modelos y colores: “hacemos el diseño y de acuerdo a cada modelo elegimos los colores que nos gustan para ese modelo. Una vez que está el diseño armado, vemos la paleta de colores y pensamos cuál nos gusta para cada modelos. Si bien hay muchos del mismo color, también depende del tejido y tratamiento de la tela.” El lino y las texturas únicas son el diferencial de su propuesta.

Calma es el nombre de su colección verano 2019 en paleta de celestes y grises, con rosa y morado como acentos y blanco crudo como ancla. Los diseños reflejan el estilo de vida esteño natural y despreocupado, en prendas para toda ocasión siendo novedad su línea masculina. Las piezas clave son las camisas (lisas y rayadas), monos, vestidos y pantalones con cortes a los costados. Cada conjunto fue terminado con sombreros y abanicos de rafia, y pies descalzos. Bien de verano.