Desde sus comienzos la moda ha sido partícipe de procesos históricos y ha sido fiel retrato de la realidad donde convergen factores económicos y sociales. Las diseñadoras Lucía Herrera y Silvina Marín exploran la relación entre moda y sociedad a nivel local en su tesis de egreso: ¿Alta Costura en Uruguay? En la nota cuentan sobre su trayectoria académica y el proceso de edición del libro que recorre la historia de la moda uruguaya y presenta a sus protagonistas, desde los años cincuenta hasta la actualidad.

¿Cómo se conocieron y cuándo comenzaron a trabajar juntas?

“En 2009 vinimos a Montevideo (Lucía desde Minas y Silvina desde San José) para cursar  la carrera de Diseño Textil e Indumentaria en el Centro de Diseño de la Universidad de la República. Hasta el tercer año de carrera estuvimos en grupos separados, y nuestra primera instancia de trabajo en equipo fue la organización del desfile final en abril de 2013 donde ambas presentamos colecciones de Alta Costura confeccionadas con textiles de desecho (Silvina con telas de modista y Lucía con jean)

Después del desfile cada una comenzó a trabajar en su tesis. Tiempo después volvimos a encontrarnos en la Facultad y notamos que los temas elegidos tenían la alta costura en nuestro país como eje temático y decidimos unificar esfuerzos. Ello representó un gran desafío porque nos conocíamos muy poco y nunca imaginamos ser personas tan diferentes: descubrimos que nuestro pensamiento y sensibilidad son casi opuestos. Sin embargo, para nuestra sorpresa nos llevamos muy bien. Más allá de conformar equipo de trabajo, formamos un vínculo sólido que evolucionó en amistad.”

¿Por qué Alta Costura? ¿Por qué se eligió 1950 como punto de partida?

“Ambas hemos estado interesadas en el tema desde que somos muy pequeñas, y al comenzar la investigación para el marco conceptual de una nueva colección, descubrimos que la información sobre el tema en Uruguay es muy escasa. Nos pareció fundamental crear una publicación que documente este capítulo tan importante de la cultura y la identidad uruguaya.

Nuestro estudio parte de la década del cincuenta, momento en que Uruguay vivió una situación económica favorable derivada de los beneficios obtenidos de nuestra producción agropecuaria y el comercio exterior durante la Segunda Guerra Mundial, el período de reconstrucción y la posterior guerra de Corea. Sin duda este contexto fue favorable al desarrollo de la industria de la moda local: las personas estaban en condiciones de comprar ropa, accesorios, y sobre todo de salir, asistir a eventos en donde poder lucirse.

En la primera etapa de recopilación de información descubrimos que los primeros diseñadores (entonces llamados modistos) que comenzaron a firmar sus obras lo hicieron en los años cincuenta. Por esta razón la investigación comienza en esa época. Los capítulos están ordenados por décadas presentando a los diseñadores que incursionaron en la rama de la Alta Costura en los respectivos períodos.”

Paginas 6061

El libro cuenta con una amplia selección de imágenes de calidad que registran cada época. L. Herrera, S. Marín. (2015). Alta Costura en el período de postguerra. En ¿Alta Costura en Uruguay? (60-61). Montevideo, Uruguay

¿Cómo fue el proceso de creación del libro?

“Nuestra mayor fuente de información fueron las entrevistas a personalidades del ambiente: diseñadores, modistos, estilistas, periodistas, críticos de moda, fotógrafos, modelos, políticos, sociólogos, historiadores, y docentes. De cada entrevista se corroboró por sumatoria de fuentes la veracidad de los datos.

Asimismo nos apoyamos en bibliografía específica para conocer las bases de la Alta Costura internacional a modo de determinar su influencia en Uruguay. De esta manera elaboramos el marco teórico para nuestro estudio que considera el contexto histórico, económico, político y social del país.

Se recopilaron datos de interés obtenidos de publicaciones sobre desfiles: imágenes, documentos, catálogos, folletos, libros, y videos, a fin de tener referencias biográficas de los diseñadores y su evolución, su forma de trabajar y su percepción sobre la temática.

Durante muchos domingos recorrimos las ferias montevideanas en busca de publicaciones de años anteriores, pasamos tardes enteras en los archivos de revista Galería, buscando y escaneando páginas. Realizamos el curso de microfilmado en la Biblioteca Nacional para acceder a los diarios publicados antes de 1990, y pasamos muchas tardes investigando sobre fechas puntuales aportadas por las personas que entrevistamos. Largas horas de búsqueda repartidas entre la Biblioteca y la Hemeroteca del Palacio Legislativo (sede del Parlamento Uruguayo), nos pusieron frente a los únicos ejemplares de la antigua revista Anales(1) que contenían publicidad del modisto Amadeo De Valiante.(2)

Finalizada la recopilación contamos con la ayuda de Lucía Filgueira, amiga y diseñadora gráfica quien diagramó las páginas y la tapa de nuestra publicación; y de Macarena Gaso quien se encargó de corregir el estilo de cada párrafo de texto que redactamos.”

Página 25 Herrera Marín

El proceso de investigación en una imagen. L. Herrera, S. Marín. (2015). Nuestra Investigación. En ¿Alta Costura en Uruguay?(25). Montevideo, Uruguay

¿A qué lugares interesantes las llevó la investigación?

“Nos llevó a observar que no existe un único concepto sobre qué es o debería ser la Alta Costura en Uruguay. Quienes han vivido la edad de oro afirman con total seguridad que ya ha muerto y que será imposible revivirla por la inmensidad de cambios que han ocurrido. Mientras que quienes se iniciaron recientemente no la consideran muerta sino diferente, que ha modificado ciertas características para adaptarse al nuevo contexto. Así como cada diseñador tiene su concepto personal de Alta Costura, sus clientes los han elegido porque sus trabajos se adaptan mejor a sus necesidades.

Notamos que casi todos los diseñadores citados en la publicación han comenzado su carrera dedicándose al diseño de prêt-à-porter, y paulatinamente su trabajo cambió de rumbo hacia la Alta Costura. En ese rubro adquieren relevancia. ”

Entre las cosas más interesantes de investigar registros y archivos históricos es encontrar esos ‘tesoros ocultos’ que no imaginabas y que ayudan a la investigación. ¿Les sucedió? En caso afirmativo, ¿cuáles fueron y cómo impactó ese descubrimiento?

“Una de las cosas que descubrimos y revelamos en la publicación es el misterio de Las Pérez.

Al inicio de la investigación muchas personas nos hablaron con certeza de las hermanas Pérez como las pioneras de la Alta Costura en nuestro país y aseguraban que una de ellas aún vive. Al avanzar descubrimos que los primeros pasos del diseño tal y como lo entendemos hoy (con colecciones, modelos, y desfiles por temporada)  se organizaban en la casa de las hermanas españolas, que llegaron a Uruguay a mediados de los años treinta para convertirse en las soberanas de la moda.

Años después Edelma (tallerista en la casa Pérez) y Vera (muy buena modista que trabajaba en el Prado), lanzan su proyecto al mismo tiempo que cierra la Casa Pérez y comienzan a ser llamadas genéricamente Las Pérez aunque ninguna lleva ese apellido. Edelma falleció hace muchos años, pero Vera continúa cortando excelentísimos vestidos de novia con una pasión admirable. y uno de sus trabajos recientes más reconocidos es la confección del vestido de boda de Paz Cardozo para su casamiento con el futbolista Diego Forlán.”

¿Qué es lo que hace destacar a su investigación?

“En Uruguay no existe registro alguno referente a la Alta Costura, a las industrias que se generan en torno a la misma, ni a los personajes que protagonizaron ese capítulo tan significativo de la identidad uruguaya.

Consideramos de suma importancia preocuparse y ocuparse de que un elemento tan importante de nuestra cultura tenga un espacio en los registros bibliográficos nacionales. Esto permitirá que cualquier individuo con interés en el tema tenga acceso a un material ordenado, que combine la evolución histórica nacional e internacional con testimonios de los agentes involucrados.”

Alta Costura Postguerra

La historia está ordenada por décadas. L. Herrera, S. Marín. (2015). Alta Costura en el período de postguerra. En ¿Alta Costura en Uruguay? (40). Montevideo, Uruguay

¿Cuál es el mito o prejuicio más arraigado que han logrado derribar con su investigación?

“Antes de investigar creíamos que en nuestro país no existía la Alta Costura, pero gratamente descubrimos que sí existe y que si bien es diferente a la de las ciudades europeas, constituye un elemento fundamental de nuestro patrimonio cultural.”

¿Cuán importante consideran presentar el pasado a las nuevas generaciones?

“Existe una característica exclusivamente humana que nos distingue de las diferentes especies existentes: acumulamos conocimientos y elementos provenientes de generaciones pasadas. Esto hace posible el desarrollo porque permite partir de preconceptos ya formulados para investigando sobre ellos. El mundo actual es el resultado de la acumulación de modificaciones y alteraciones que se han realizado sobre él durante el transcurso de la historia.

De esta manera, la moda tal y como la conocemos es el resultado de la incorporación y evolución de diversos conceptos en diferentes partes del mundo. Todo el conocimiento que el ser humano asimila y es capaz de compartir, sirve de agente movilizador para que generaciones futuras tomen como punto de partida para sus investigaciones.”

¿Tienen una época favorita en la historia de la moda? ¿Cuál es y por qué?

“Nos encantan los años cincuenta por el corte de las prendas, la elegancia con que vestía la mujer, los estampados a lunares y rayas, la combinación de blanco y negro. Además conocimos (gracias a los testimonios que la vivieron) el esplendor de esa época a la que nosotras mismas denominamos la edad de oro de la moda uruguaya.”

¿Cuáles son sus proyectos a futuro? ¿Se proyectan como investigadoras o historiadoras de moda?

“Muchas son las ganas que tenemos de poder publicar el libro pero también es cierto que si bien no somos ni investigadoras ni historiadoras de moda, de algún modo cumplimos ese rol al perseguir nuestro objetivo de recibirnos de diseñadoras textiles. Eso es lo que somos. Cada una comenzó a trabajar en la confección de prendas de Alta Costura a la vez de buscar la manera de poder publicar nuestro trabajo con el único objetivo de poder compartir la información recopilada. Queremos que exista un ejemplar en cada biblioteca de las universidades, liceos, e institutos de formación profesional de Uruguay y, porqué no, de otros países.”


 

(1) ANALES, Revista Nacional. Fue una publicación periódica sobre cultura editada en Montevideo entre 1925 y 1952

(2) Considerado el primer modisto de alta costura en Uruguay, comenzó su trabajo en Montevideo durante la década de 1920. Fue el amo y señor de la moda en la ciudad hasta su muerte, ocurrida  en 1955.