Don Baez debutó su colección Agua, que representa el compromiso con la sustentabilidad ambiental contenido en el ADN de la marca.

Imágenes: Pazos/Landarín

En consonancia con las narrativas sobre el agua en el diseño de indumentaria, esta línea simboliza el cumplimiento de un objetivo fundamental para la grifa que se define como Eco Chic: cuidar cada paso del proceso de elaboración de sus prendas y ahorrar todo lo posible en agua. Por cada ocho kilogramos de lana que no se tiñe se ahorran tres mil litros de agua, y por eso los diseños de Don Baez presentan a este material noble casi como es en su estado natural.

En sintonía con su historia y debido a su filosofía de empresa, los diseños de esta nueva colección presentan los tonos naturales de la lana: los neutros. A pesar de la limitación de la paleta de colores, que es comprensible en el marco de su filosofía de marca, Don Baez tiene su diferencial en la diversidad de prendas, texturas, y tejidos. Son colecciones completas con abrigos (tapados, ruanas y chales), sacos, sweaters, faldas, y pantalones que son cómodos para vestir. Entre los accesorios encontramos como gorros, boinas, bufandas, y guantes.

El cierre del desfile presentó al equipo de Don Baez vistiendo la consigna “yo hice tu ropa” del movimiento Fashion Revolution, transmitiendo su compromiso con la calidad, la ética, el trabajo digno, y el cuidado de los recursos naturales.

La marca Don Baez surgió de la lanera Montelan, fundada por Federico Weiss en 1959. En la década de 1990, donde la coyuntura internacional de lana no era favorable, a sus hijas Claudia y Diana les surge la idea de elaborar productos con dicha materia prima. “La crisis te ayuda a crear comentó Claudia Weiss, actual directora de la firma que nació en 1998. El nombre de la marca es anecdótico: nace del intento de los paisanos por decir “Don Weiss”, pronunciando en su lugar “Don Baez”.