A veces un encuentro casual, un saludo a un viejo conocido por la peatonal Sarandí, nos hace darle una mirada a un lugar que sabíamos que existía, pero al que realmente, en la vorágine de nuestra propia existencia no le habíamos prestado atención. Es así como surgió mi idea de poder entrevistar a los chicos detrás de 11:11 Café, un espacio donde la libertad y el trabajo colectivo son los grandes motores que permiten que tantas iniciativas interesantes se desarrollen.

En el Mes del Orgullo es importante conocer la existencia de espacios culturales en nuestra ciudad que se convierten en espacios donde el colectivo LGBT puede florecer como tal con diversas iniciativas o encontrarse a tomar un café sin miedo.

En este mes el mundo realiza diversas manifestaciones relacionadas al recuerdo de los disturbios de Stonewall, que fueron manifestaciones espontáneas contra una redada policial que ocurrió en la madrugada del 28 de junio de 1969 en Stonewall Inn, un subterfugio de la comunidad LGBT, perseguida durante las décadas de 1950 y 1960 fuertemente por un sistema legal mucho más hostil que para el ciudadano heterosexual.

De hecho Stonewall Inn era en aquella época un lugar que albergaba a las personas más marginadas de la comunidad LGBT: transexuales, drags, gays afeminados, trabajadores sexuales y jóvenes sin techo por lo cual la represión policial en 1968 unió a la comunidad LGBT de la siempre vanguardista Nueva York, que le hizo frente a los obstáculos generacionales, de género y clase para ser un colectivo, creando desde entonces un fuerte activismo y así dos años después ya creando las primeras marchas del Orgullo en Nueva York y Los Ángeles. Hoy las marchas se celebran en todo el mundo.

Hoy nos decidimos a explorar un espacio muy especial en la ciudad de Montevideo gestionado por Fernando y Santiago.

11:11 Cafe Peatonal Sarandi

Chicos ¿cómo surgió la idea de crear 11y11 Café y cuál es la identidad de este lugar?

“La idea de crear 11y11 Café fue surgiendo de a poco. Cuando empezamos, lo hicimos con un carro e íbamos a eventos y ferias artesanales, de diseño y no teníamos lugar fijo. Hicimos ferias en el INJU, en la Intendencia y otro tipo de eventos y después se fue gestando la idea de tener un lugar propio. Toda la parte de cultura queer fue surgiendo espontáneamente por cómo somos nosotros y por vincularnos a gente con intereses similares. No fue un plan sino es cómo y quiénes somos.

La identidad ha mutado con el tiempo con eso, por la gente con la que trabajamos que de a poco va dándole la imagen que tiene el café, los emprendimientos que están, las personas que trabajan acá y es lo que ha dado que la imagen del café que tiene hoy, que es un espacio abierto.

Ni siquiera el diseño del lugar es algo fijo. El lugar está en constante cambio y se adapta a las necesidades que tenemos. Si mañana tenemos un evento que tenemos que cambiar los muebles, lo cambiamos. Las cosas van cambiando, por ejemplo las obras que tenemos expuestas. Ahora tenemos una exposición de un ilustrador de Uruguay. Hace poco tuvimos fotos de Transnómade, fotos de una trans que es mochilera y se hizo amiga del lugar y en un momento la decoración pasaba por ahí. Va acompañando los momentos de la gente que va transitando ahí y gente que pasa nos cambia. Nada del café es del café en sí, sino de la gente que vamos habitándolo.”

En el título de la nota le anticipamos a nuestros lectores que en este espacio la moda transita de manera colectiva ¿cómo surge la creación de prendas en este espacio?

“Surge a partir de unos chicos que eran clientes y que venían a reunirse a armar su proyecto, a tener sus reuniones acá y en un momento nos pidieron para traer la máquina de coser acá y nos copó el clima de trabajo, el ruido de la máquina de coser y se fue quedando y allí se fueron sumando otras personas que precisaban el espacio de forma colectiva. También se dio mucha sinergia entre ellos y para potenciar. Cuando arrancamos conocíamos gente que no tenían maquina pero tenían moldería y se potenciaron entre los cuatro y salieron los proyectos adelante.”

Quenoninas coleccion

¿Qué líneas o marcas tienen hoy en día funcionando en el café?

“Tenemos varias líneas de prendas:

Quenoninas: es una marca de ropa para mujeres hinchas de Peñarol. Es el proyecto de una amiga hincha del cuadro y apuesta por las mujeres que son como ellas. Ese mundo tiene las cosas dirigidas a los hombres entonces lo que pretende es hacer prendas elegantes con los colores típicos de Peñarol. En otros países esos colores esas prendas no necesariamente estarían asociadas al fútbol por lo que ella propone ir saliendo de lo clásico de ropa de hinchas de fútbol y que sea para hinchas del cuadro con una buena calidad de diseño y de confección.

Desgenerada: trabajan la ropa de forma genderless o genderfluid porque hay polleras por ejemplo pero hay camisas largas que funcionan como vestidos, hay pantalones, hay clásicos y prendas innovadoras pero nada está dirigido a un género en particular.

Gato Galactic: Es una marca de mochilas, bolsos, riñoneras que también tiene un sector de prendas second hand de diseño, muy cuidado y customizado, a veces prendas recicladas, prendas que se volvieron a preparar para ser vendidas.

Freak of Nature: esta línea la lleva adelante una chica que tiene 18 años, autodidacta que aprendió acá de los otros emprendimientos y ahora tiene su marca. Es ropa customizada y accesorios vintage con inspiración musical, inspirada en el pop. Sus últimas piezas están inspiradas en Tove Lo y su estética. Una propuesta adolescente.”

¿Cómo se gestiona el trabajo colectivo de estas líneas?

“Por lo general ya tienen sus horarios en los que saben que cada línea participa y se lleva una agenda, porque además hay un profesor particular que da clase de apoyo que da cases a alumnos extra edad en un liceo de la zona y desde el café gestionamos el uso de ese salón. En la Feria Americana es el gran momento del mes, que es en el primer fin de semana de cada mes y ahí se hace con más intensidad el trabajo de coordinación de cómo va a seguir el resto del mes, quien va a venir de mañana y de tarde, se arreglan los horarios, es el momento del mes en el que estamos todos los emprendimientos que están en el café y es el momento en el que salen cosas nuevas.

Igual todas las marcas ser ayudan entre ellas porque son todos amigos ahora, a raíz del trabajo en el café. Llegaron sin conocerse y hoy por hoy se ayudan para potenciarse, por ejemplo haciendo las fotos para dar a conocer los productos, o incluso en la producción de las prendas de las otras marcas aunque cada quien impulsa su marca de forma independiente.”

¿Qué tipo de productos puede encontrar una persona que decida venir a tomarse un café y de paso quiera explorar los percheros que tienen en el local?

“En cuanto a la propuesta gastronómica del café también la premisa es contemplar la diversidad. Tenemos cosas veganas y gluten free. Surgió también desde la necesidad de que la cuñada de Fernando lo precisaba y queríamos tener algo para cuando ella viniera al café. Somos todos muy diferentes entre sí y nos gusta poder contemplarnos en nuestras diferencias e incluirnos a todos. Tenemos pizzas y también tenemos como una línea vegana de pizza, hamburguesas veganas. Pero también tenemos también propuestas para aquellos que no son veganos. Tenemos un alfajor que es una bomba de dulce de leche que es lo menos vegano del mundo. Si tuviésemos que recomendar sólo un producto, recomendaríamos la pizza que también surgió sin querer y cada vez está mejor y se transformó en algo que a la gente le encanta. Y los veganos aman el sándwich vegano con pan de semillas. Entre los veganos es furor.”

Bingo Drag con Gaby Garbo

Bingo Drag con Gaby Garbo

De forma breve, ¿podrían describir qué propuestas culturales tiene el café?

“Son bastante variadas pero tenemos algunas fijas. Tenemos la Feria Americana que es todos los meses aunque es siempre diferente porque vienen distintos emprendimientos y hay ropa, libros, ilustraciones, etc. que van cambiando de feria en feria. También tenemos las tardes de juego de caja que las hacemos dos veces al mes, el Bingo Drag, el karaoke, etc. Asimismo tenemos eventos y actividades puntuales que son parte de la programación del café. Por ejemplo ya hemos tenido seis presentaciones de libros y son cosas que van surgiendo. No podemos predecirlas pero nos interesa que pase. Los músicos que tocan en general es gente que se acerca y se siente identificada con el lugar. También se hacen conversaciones, charlas talleres también, lecturas y diversas actividades mes a mes que enriquecen nuestra propuesta.”

Les agradezco el tiempo a Santiago y Fernando y les dejamos la dirección del Café, en la Peatonal Sarandí 490 para aquellos que deseen conocer este espacio cultural, no sólo en los últimos días del mes del Orgullo sino en cualquier momento, porque abundan en su programación las propuestas culturales, que publican periódicamente en su Instagram 11:11 Café.